¿Cuáles son las propiedades nutricionales de las semillas de cáñamo?

Las semillas de cáñamo se han convertido en un alimento estrella dentro de la ola de dietas saludables.

Es frecuente que los influencers fit mencionen las bondades de estas semillas en sus publicaciones, y parecen un condimento indispensable para los boles de desayuno de cualquier persona saludable que se precie. ¿A qué viene tanto alboroto?

Su fama radica, sobre todo, en que es el alimento vegetal con mayor cantidad de proteínas y de ácidos grasos (Omega 3 y Omega 9).

Además, las semillas de cáñamo concentran altas dosis de arginina y de ácido glutámico, componentes que estimulan el sistema inmunológico, dilatan los vasos sanguíneos y fomentan el desarrollo muscular.

Repasemos las propiedades nutricionales del alimento de moda, y veamos en qué formato pueden consumirse. 

Las semillas de cáñamo están cada vez más presentes en nuestra alimentación. Es frecuente verlas en las estanterías del supermercado, y dar con recetas que incluyen estas semillas en ámbitos poco cannábicos. Sus propiedades nutricionales son el motivo de su fama: no tanto su sabor o textura, sino la calidad y la cantidad de nutrientes que pueden aportar a nuestra dieta. Antes de detallar sus aportes nutricionales para el organismo humano, subrayemos que las semillas empleadas a nivel alimenticio son semillas de cáñamo y no semillas de cannabis.

Es decir, no son esas semillas de marihuana que germinamos para cultivar variedades de cannabis, sino semillas de una planta de la misma familia, Cannabis Sativa L, pero sin efectos psicoactivos y con diferencias morfológicas en la planta. El cáñamo, que presenta niveles de THC (cannabinoide responsable de la psicoactividad) inferiores al 0,2 %, se ha cultivado tradicionalmente para emplear su fibra en la industria textil y de la construcción, y con fines alimenticios. Son plantas más altas que la marihuana y con menos ramificaciones.

Este producto es legal en Europa, de ahí que lo encontremos en grandes superficies alimenticias. Según puede leerse en la página del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España, «respecto a los alimentos derivados del cáñamo autorizados para ser comercializados en la Unión Europea, sólo presentan historial de consumo seguro y significativo aquellos procedentes exclusivamente de las semillas del cáñamo, por ejemplo, aceite, proteína de cáñamo, harina de cáñamo, y siempre y cuando sean variedades de Cannabis sativa L. con contenido en tetrahidrocanabinol por debajo del 0,2%.»

¿Cómo se consumen las semillas de cáñamo?

Las semillas de cáñamo se consumen de manera sólida y líquida, pero en todos los casos los productos derivados mantienen las propiedades de las semillas, dado que se realizan sin someter la materia prima a calor.

Semillas de cáñamo crudas: con cáscara, o peladas y cortadas

Podemos encontrar las semillas de cáñamo peladas y cortadas. Son muchas las marcas que las comercializan en este formato. En este caso, su color es blanquecino, y su sabor y textura se asemejan al de las almendras o las pepitas de girasol. Claro que también podemos encontrarlas enteras y con piel, aunque es menos frecuente, la piel de las semillas tiene un alto contenido en fibra. En ambos casos, se consumen crudas, y el hecho de no someterlas a calor preserva sus propiedades intactas. Pueden añadirse a cualquier plato, y es muy habitual que los consumidores las añadan a sus boles de desayuno. Sus granos crujientes aportan mucha textura, y un poco de sabor, a los tradicionales mueslis de cereales o a la macedonia de frutas.

Semillas de cáñamo en polvo: suplementos alimenticios proteicos

Para el público deportista que busca suplementos proteicos para reconstituir los músculos después del entrenamiento deportivo, suelen comercializarse en forma de polvo. En este caso son semillas de cáñamo prensadas en frío, que recogen todos los nutrientes de las semillas y pueden mezclarse con agua o yogures, por ejemplo. Se preserva en este método de ingestión el contenido total de las proteínas de las semillas. Entre las proteínas de las semillas de cáñamo, encontramos la arginina, que promueve la formación del músculo y la reparación de este, contribuyendo al desarrollo muscular.

Semillas de cáñamo en polvo: harina

A diferencia de la harina de otras semillas o cereales, la harina de cáñamo no se obtiene a partir del molido. Esto es debido a que las semillas de cáñamo son muy aceitosas, por lo tanto, para elaborar la harina hay que someterlas a presión para separar el aceite de los componentes secos con los que se formará la harina. El producto resultante no contiene gluten, y es por lo tanto apto para celíacos.

Semillas de cáñamo en líquido: aceite de semillas de cáñamo

Un modo de consumo muy común es el aceite de semillas de cáñamo. No confundamos este aceite con el aceite de CBD. El primero está elaborado a partir del prensado de semillas de cáñamo, mientras que el segundo es originario de la extracción del cannabinoide cannabidiol de la planta de cannabis. Lo que implica que el aceite de CBD interactúa con el sistema endocannabinoide del cuerpo humano, tiene efectos corporales, y suele emplearse con fines terapéuticos; mientras que el aceite de semillas de cáñamo interviene en nuestro organismo como lo haría cualquier otro alimento, y se consume como un suplemento alimenticio, o bien por vía tópica.

Este aceite se obtiene mediante presión en frío, y su principal atributo es su alto contenido en grasas poliinsaturadas: Omega 6 (46% ácido linoleico) y Omega 3 (14% ácido α-linolénico). Estas grasas contribuyen a la regeneración celular, y ayudan a mantener sanos el cabello y la piel. Además de como complemento alimenticio, el aceite de semillas de cáñamo también puede emplearse por vía tópica. Suele recomendarse su uso para combatir la sequedad de la piel y los eczemas.

¿Cuáles son las propiedades nutricionales de las semillas de cáñamo?

Las semillas de cáñamo presentan dos ventajas nutricionales principales sobre el resto de los alimentos. La primera es su alto contenido en proteínas, y la segunda es su alta concentración en ácidos grasos esenciales. Respecto a su valor proteico, es el alimento vegetal con más alto nivel de proteínas, por encima de la soja. Pero la importancia de estas proteínas residen en los 10 aminoácidos esenciales que encierran, como por ejemplo el ácido glutámico, que estimula el sistema inmunitario, o la argimina, que es vasodilatadora y fomenta el desarrollo muscular.

Tomemos como ejemplo 100 gr de unas semillas de cáñamo peladas, comercializadas por la marca OX Nature. Según puede verse en la tabla de valores medios, en una ración de 100 gramos, 30 de ellos son exclusivamente proteínas y 43 gramos contienen omega 9, omega 3 y omega 6. Estos compuestos actúan como vasodilatadores, disminuyendo la presión arterial y previniendo enfermedades cardiovasculares.

Información nutricional por 100 gr de semillas de cáñamo

Valores medios

  • Grasas 49 g, de las cuales ácidos grasos:
    • omega 9 (w9) 5,5 g
    • omega 3 (w3) 9,5 g
    • omega 6 (w6) 28 g
  • Hidratos de Carbono 4,8 g, de los cuales azúcares 1,7 g
  • Fibra 8,5 g
  • Proteínas 30 g
  • Sal 0,6 g

Vitaminas

  • Vitamina E 13,6 mg
  • Niacina 49 mg
  • Vitamina B6 0,55 mg

Minerales

  • Potasio 1000 mg
  • Fosforo 1480 mg
  • Magnesio 630 mg
  • Hierro 10 mg

Aminoácidos esenciales

  • Fenilalanina 2820 mg
  • Isoleucina 1880 mg
  • Leucina 3190 mg
  • Lisina 1470 mg
  • Metionina 1120 mg
  • Treonina 2400 mg
  • Triptofano 280 mg
  • Histidina 1430 mg
  • Valina 2970 mg
Copy link
Powered by Social Snap